Español (España)Català (Català)English (United States)
  Search
Suscríbete al blog

Suscríbete al blog Persona, Empresa y Sociedad y recibe las novedades en tu lector RSS o en tu correo electrónico

Suscríbete por RSS
Suscríbete por email

News
Minimize
New: Handbook of Business Ethics
 Chapter  6: Organizational Ethics
  More info...

Buscar
Minimize

Josep M. Lozano

josepm.lozano@esade.edu
Tel: +34 932 806 162
Ext. 2270

Fax: +34 932 048 105
Av.Pedralbes, 60-62
E-08034 Barcelona


Twitter - Josep M. Lozano

 

Persona, Empresa y Sociedad
El blog de Josep M. Lozano  
   
ene 14

Written by: Josep M. Lozano
14/01/2015 12:08 

Según han informado algunos periódicos, Sandro Rosell abrirá un centro de meditación en Àger. Será un resort de lujo con una oferta gastronómica de élite. No habrá internet ni televisión. La iniciativa, que puede sorprender entre nosotros, no es única, ni mucho menos. En todo el mundo hay sandros rosell que han visto en este tipo de iniciativas una buena oportunidad de negocio.

Y lo han visto bien. En una época como la nuestra, que combina aceleración, fragmentación y dispersión, cada vez hay más gente que siente la necesidad de detenerse y desconectar. Como se suele decir, en una afirmación que en sí misma ya es una declaración de intenciones y de confusiones: cargar las pilas. Se ha dicho que cada vez más el lujo no consistirá en objetos sino en experiencias y condiciones de vida inasequibles a la mayoría: el silencio, un ambiente no contaminado, relax ... Nada que decir. Cada uno se busca la vida como quiere y puede.
 
A meditáció létszükségletPero hay un punto que nos llama la atención hasta la irritación: ¿qué hace aquí la referencia a la meditación? La chapucería sometida a lo que está de moda tiene que poner sus viscosas manos sobre todo? Si Machado anunció que "todo necio confunde valor y precio" podríamos decir que los sandros rosell de todo el mundo representan la apoteosis de la necedad. En esta época en que parece que la corrupción ha pasado a formar parte del paisaje, convendría recordar que la corrupción no consiste sólo en poner la mano en el cajón. Corrupción es también instrumentalizar una práctica al servicio de fines que le son ajenas. Corrupción es hacer mal o malgastar de manera deliberada y consciente una actividad. Corrupción es confundir a la gente, hacer pasar gato por liebre y tergiversar sus anhelos y deseos. Al paso que vamos, todavía no hemos visto ninguna selfie de alguien "meditando" pero todo llegará. Bienvenidos a la McMeditación de lujo.
 
Una vez en una conferencia le preguntaron a una maestra con una larga trayectoria como aclararse ante la proliferación de propuestas meditadoras y en el nuevo mercado de vendedores de humo. Su respuesta fue contundente: hay dos criterios que no fallan nunca: si le cuesta mucho dinero, no se fíe; si lo quieren atrapar, no se fíe.
 
La McMeditación suele presentarse como una práctica personal, que aumenta el propio bienestar ante un contexto que cada vez genera más tensión. Y a menudo, por ejemplo, se vincula a la reducción del estrés. Esto tiene una parte de verdad, faltaría más. El problema es cuando se presenta como una especie de tecnología del yo, al servicio del yo y de su magnificación. Cuando meditar te proporciona un bienestar instantáneo que te hace más sumiso al contexto y a las causas de la tensión. Cuando se quiere reducir el estrés -como quien se toma una aspirina para el dolor de cabeza- sin modificar unas condiciones de vida estresantes. Dicho de otro modo: es verdad que está verificado que meditar ayuda a reducir el estrés, pero cuando uno medita sólo para reducir el estrés banaliza el propósito de la meditación, y si esto lo convierte en una oportunidad de negocio, simplemente la corrompe. Hoy ya no se lleva leer a Marx, por eso hay quien puede presentar impunemente aproximaciones a la meditación que merecen el mismo juicio que hizo Marx sobre ciertas formas de religión: se convierten en el corazón de un mundo sin corazón. Es decir, ni transforman la realidad ni nos transforman a nosotros.
 
Que cada uno haga los negocios legítimos que quiera. Pero que no los sostenga sobre la corrupción del lenguaje y de las prácticas. Pero, vaya:  también podría ser que los sandros rosell de todo el mundo propusieran en sus hoteles de lujo una verdadera meditación. Pero entonces se encontrarían con una paradoja: si ciertamente fuera verdadera, la gente ya no volvería nunca más.
 
 [Artículo publicado con Àngel Castiñeira en ElPuntAvui el 02.01]

Tags:
  | Copyright 2008 by Josep M. Lozano Web design by Magik@ment