Español (España) Català (Català) English (United States)
  Buscar
Suscríbete al blog

Suscríbete al blog Persona, Empresa y Sociedad y recibe las novedades en tu lector RSS o en tu correo electrónico

Suscríbete por RSS
Suscríbete por email

Novedades
Minimizar
Novedad editorial: El poliedro del liderazgo
 
 



Àngel Castiñeira; Josep M. Lozano

 

Seleccionar blog
Minimizar
Buscar
Minimizar
Por fecha
Minimizar
Amigos, conocidos y saludados
Minimizar

Josep M. Lozano

josepm.lozano@esade.edu
Tel: +34 932 806 162
Ext. 2270

Fax: +34 932 048 105
Av.Pedralbes, 60-62
E-08034 Barcelona


Twitter - Josep M. Lozano

 

Persona, Empresa y Sociedad
El blog de Josep M. Lozano  
   
Autor: Josep M. Lozano Creado: 16/10/2008 11:45
Persona, Empresa y Sociedad - el blog de Josep Maria Lozano

Por una serie de circunstancias que no vienen al caso, he tenido ocasión las últimas semanas de hablar muy a fondo con profesores y responsables de perfiles muy diferentes de diversas escuelas de negocios norteamericanas. Me bailan por la cabeza muy diversas sensaciones e ideas, algunas de ellas, como no podía ser de otra manera, contradictorias entre sí. ¿Como resumirlo? O mucho me equivoco, o vienen cambios, y además hay ganas de cambios. Ahora bien, ¿cómo serán estos cambios? Nadie se ve capaz de anticiparlo. Y no he visto ninguno que esté fraguando, más bien he constatado algunas cuestiones que seguro que formarán parte de los cambios, cuando se produzcan. Y atención, siempre tenemos la inercia de leer la palabra "cambio" en positivo, a favor de lo que nosotros nos gustaría, según las propias opciones o gustos. Que vienen cambios no excluye que vayan en direcciones más que sospechosas o discutibles. Pero, en cualquier caso, estos cambios, que pondrán en juego muchas variables, creo que tendrán que afrontar algunos de los temas que quiero apuntar. Y todos ellos giran en torno a la pregunta que me hago en el encabezamiento de esta entrada: la business education los últimos años no ha caído en la trampa de ser más business que education?

Lo planteo como una dicotomía, y ya se sabe que las dicotomías tienen la ventaja de ser claras y el inconveniente de ser simplificadoras. Por un lado, está la agenda de los que mandan y tienen responsabilidades en las escuelas de negocios, que están muy tensionados y agobiados (¡mucho!) por las presiones del mercado, las reglas del juego de la industria y el acoso de la competencia. Poca broma con todo esto: hay un entorno extremadamente competitivo que, como mínimo, pide que no se hagan planteamientos...
Leer más »

Sabemos muy bien que la inversión socialmente responsable (ISR) no acaba de salir adelante en España, a diferencia de otros países. En el Instituto de Innovación Social lo hemos documentadoaño tras año. En otros países las cosas han ido mejor y, al menos, han configurado un cierto espacio propio. También en la opinión pública: hemos visto reiteradamente como las juntas de accionistas se han planteado cuestiones de gestión social y ambiental, y que ha habido fondos (especialmente institucionales) que han desinvertido en empresas, e incluso en países, debido a prácticas que desde estos fondos se consideraban inaceptables.

Lo que sí se ha consolidado es la percepción de que la ISR ofrece una rentabilidad que resiste perfectamente -y con buena nota- la comparación con la inversión que no tiene en cuenta criterios sociales y de sostenibilidad. Al respecto ha sido necesario insistir especialmente en España porque el lamentable (y comparativamente excepcional) invento de los fondos solidarios contribuyó desde el origen a la percepción de que la ISR ofrecía menos rendabilidad, precisamente, debido a las contribuciones sociales que hacía. Aunque se explicara por activa y por pasiva que los fondos solidarios no lo eran a causa de esta contribución, porque no se hacía en detrimento de la rentabilidad sino que solía salir de las comisiones de gestión, esto no resultaba obvio y requería demasiadas explicaciones. Desde el primer momento he considerado que la existencia de fondos solidarios no aportaba nada a la ISR (y no sé si aporta tanto a las ONG beneficiarias), aparte de confusión en el mensaje. Pero en fin, al respecto hay mucho que decir, las opiniones son diversas, y no encuentro argumentos concluyentes para ninguna de ellas, incluidas las mías.

Pero sí, en cambio, me parece que un conjunto de circunstancias ha llevado a la ISR en una dirección que, en mi...
Leer más »

 

Preocupados por la tan cacareada falta de ética en el mundo de la empresa, hace unos cuantos años un grupo de investigadores canadienses llevó a cabo una investigación entre directivos de su país para verificar si era cierto que no les preocupaba en absoluto. Pero adoptaron una perspectiva peculiar: en lugar de hacer una encuesta o de proponerles su adhesión o rechazo a una determinada lista de valores, se limitaron a analizar cómo y cuándo dichos directivos utilizaban el lenguaje moral en su práctica cotidiana.

Sorpresa: en contra del tópico, se referían a menudo a la ética y los valores. Atendiendo a sus conversaciones, parecía una preocupación bastante relevante. Los investigadores analizaron también qué hacían dichos directivos cuando hablaban de ética y de valores. Con diversos porcentajes, catalogaron unos cuantos usos: expresar frustración a causa de cómo iban las cosas en la empresa, acusar a los demás de falta de ética, remitirse a principios generales como respuesta ante un problema concreto, alabar determinadas acciones conocidas, justificar actuaciones una vez ya realizadas, apelar retóricamente a valores como introducción o clausura de determinados discursos, etc.

Pero sólo en un 9 por ciento de los casos, hablar de ética y de valores afectaba a las situaciones y decisiones de quien hablaba. Sólo en estos casos hablar de ética y de valores era un factor relevante y diferenciador para identificar problemas, considerar alternativas, calibrar consecuencias y definir compromisos y responsabilidades. En definitiva, un discurso directamente vinculado a la manera de actuar y de decidir de quien lo utilizaba.

No sé si Canadá nos queda muy lejos. En cualquier caso, quizá lo que nos resulte más familiar de este estudio, más allá de las distancias geográficas, es esta constatación de que sólo en un caso de cada diez el discurso moral está...
Leer más »

El pasado 2 de diciembre, La Vanguardia informaba de un conflicto en la Facultad de Economía de la UB por una capilla dedicada al culto católico. Ignoramos cómo ha seguido el conflicto, pero creemos que va más allá de lo anecdótico. Digamos, para empezar, que si la Iglesia católica dispone, como dice la noticia, de "un espacio exclusivo y privado" en la Universidad, resulta inconcebible que, en los tiempos que corren, no haya renunciado por iniciativa propia a dicha exclusividad. Es una paradoja que en muchos colegios religiosos las capillas se hayan reconvertido en salones de actos, salas polivalentes o, simplemente, desaparecido y, en cambio, en la universidad goce de un espacio exclusivo y privado. ¿Pero eso significa que deba desaparecer la capilla? No necesariamente. Es posible concebirla como un espacio abierto, de carácter ecuménico, aunque esto aquí todavía nos suene a chino o a sutilezas excesivas. Paseando por los campus de la universidades norteamericanas (tanto de adscripción católica como sin adscripción religiosa) se pueden encontrar en un pasillo, sucesivamente, los distintos despachos de atención a los estudiantes según creencias religiosas, y los anuncios de los diversos cultos. Pero, con ser importante, el problema no se reduce a esta cuestión. La pregunta es si es posible una defensa laica de la capilla; es decir, justificar su existencia –más allá de cualquier tipo de exclusividades- en nombre de valores laicos.

Por decirlo a la manera de Ortega, este conflicto conecta directamente con la pregunta por la misión de la universidad. En la medida que se la considere -¡todavía!- un institución educativa, parece que la universidad debería ayudar a construir experiencias integradoras (que incluyan el qué, –los conocimientos- el cómo, –las habilidades-- y los porqué –valores y sentido). Y articular la capacitación profesional y la difusión del conocimiento...
Leer más »

Parece que nos cae encima una nueva oleada de encuestas sobre la RSE. Consultoras, universidades, ONGs, prensa, sindicatos, empresas públicas… todo el mundo exhibe alguna. Pero no se crean que sus responsables son grupos antiglobalización o activistas, en muchos casos los realizan organizaciones importantes dentro del mundo de los negocios como McKinsey, IBM o PricewaterhouseCoopers. Las encuestas concuerdan en dos cosas: (1) la RSE es un tema central en la agenda corporativa; y (2) la RSE sigue creciendo en importancia. Por ejemplo, la asociación norteamericana de directivos considera que en el 2015 la RSE será uno de los tres temas prioritarios para la gestión de cualquier empresa.

La guerra ha terminado, y la RSE ha ganado. ¿O no? Desde que en 1970 Milton Friedman afirmó que la responsabilidad social de la empresa es aumentar sus beneficios, se ha generado un debate en los medios, en las empresas, en las universidades y en la sociedad civil sobre el alcance conceptual y práctico de la RSE. Algunos se preguntaban si era una moda, otros si era una solución cosmética, otros si consistía en una nueva forma de denominar a la filantropía de toda la vida. Había quién defendía que la RSE era la forma que tenían las empresas de evitar cambios legislativos, y en cambio otros argumentaban que en realidad era un tema estratégico. No queda claro quién ha ganado cada una de las batallas y, por consiguiente, si la RSE es un tema estratégico o cosmético. No obstante queda claro que la RSE se ha convertido en uno de los temas centrales para la gestión de algunas empresas.

La RSE emergió con fuerza en España a partir del año 2000, para abordar todos aquellos temas de impacto social de los que no se ocupaban las políticas de sostenibilidad, más centradas en temas ambientales. Empezaron a surgir productos y servicios para ayudar a las empresas a desarrollar políticas de RSE....
Leer más »

Si algo hacía bien JF Kennedy eran los discursos. No quiero decir con esto que otras cosas no las hiciera bien, pero los discursos, especialmente, los hacía muy bien. Claro que esto significa sobre todo que escogía bien a quien los escribía, pero está ampliamente documentada su implicación personal en el enfoque de los mensajes que quería transmitir y en la versión final de lo que decía.

Algunos de sus discursos memorables fueron los que se referían a la voluntad de enviar un hombre a la luna. Conviene no olvidar el contexto en el que se producen: el estrepitoso fracaso, poco antes, del desembarco en Bahía Cochinos; y el reto que representó que los soviéticos pudieran poner un hombre en órbita. En plena guerra fría, pues, con el riesgo de convertirse en caliente. Lo que nos recuerda una vez más que entender los liderazgos sin entender el contexto y como si se pudiera hablar de ellos con independencia del contexto es no entender nada. Pero si el contexto puede ayudar a entender los discursos, no agota ni su explicación ni su comprensión, ni mucho menos. Porque tienen un componente de movilización, de reto, de focalización, de convocatoria que aún hoy resultan fascinantes: We choose to go to the Moon in this decade and do the other things, not because they are easy, but because they are hard, because that goal will serve to organize and measure the best of our energies and skills, because that challenge is one that we are willing to accept, one we are unwilling to postpone, and one which we intend to win, and the others, too... Many years ago the great British explorer George Mallory, who was to die on Mount Everest, was asked why did he want to climb it. He said, "Because it is there." Well, space is there, and we're going to climb it, and the Moon and the planets are there, and new hopes for knowledge and peace are there. And, therefore, as we set sail...
Leer más »

Hoy en día estamos saturados de referencias a los líderes y al liderazgo. Por lo menos en lo que atañe a hablar de ellos ya proponer su necesidad. Este mismo blog no es una excepción, como se ha podido comprobar. Y es que hablar de liderazgo se ha convertido en la manera de volver (¿volver?) a hablar de los valores, el propósito y la razón de ser de las organizaciones, especialmente en los programas de formación, así como de todo lo que hace referencia al desarrollo personal. Aún recuerdo que cuando hace unos 12 años diseñamos el Programa Vicens Vives (que lleva por subtítulo valores, compromiso y liderazgo), tanto los participantes como los patrocinadores como los prescriptores nos dijeron que el programa era excelente y que había que impulsarlo, pero que la palabra liderazgo no le hacía ninguna falta y más bien lo desmerecía. Hoy en día, ¿quién se atrevería quitarla? Más bien lo que se puede constatar es una afición generalizada a introducirla en todas partes. No dispongo del tiempo necesario para hacerlo, pero sería interesante documentar en qué momento las diversas escuelas de negocios han ido introduciendo la referencia al liderazgo en la formulación de su misión, referencia constatable de manera reiterada. En cualquier caso hoy parece muy extendida la idea de que con el término liderazgo las propuestas educativas se venden mejor: si se miran los títulos y/o las presentaciones de los más diversos programas y/o asignaturas de las escuelas de negocios encontraremos presente el liderazgo a diestro y siniestro... venga a cuento o no, porque se ha convertido en un señuelo imprescindible. Es curioso que, siendo como son las escuelas de negocios instituciones fragmentadas en departamentos y disciplinas, el liderazgo se haya convertido, al mismo tiempo, en algo tan importante, necesario, impreciso y proteico, que no hay ningún problema en que cada uno lo aborde como... Leer más »

Acabamos de publicar el volumen Valors tous en temps durs. La societat catalana a l’Enquesta Europea de Valors 2009, resultado del estudio impulsado por la Fundació Lluís Carulla y la Cátedra de Liderazgos de ESADE. Esta encuesta se viene realizando en 45 países europeos desde el año 1981 repitiéndose cada década. En Catalunya disponemos de los resultados correspondientes a los años 1990, 2000 y 2009, tiempo suficiente para poder comparar respuestas, detectar cambios y estudiar la evolución de determinadas valoraciones. Estos instrumentos siempre son como un juego de espejos, en los que a veces se confunden diversas miradas, no fáciles de discernir (cómo nos vemos, cómo nos pensamos, cómo somos, cómo creemos que somos…). Pero la perspectiva comparada nos permite detectar tendencias que, sin caer en la tentación de la generalización, nos pueden ayudar a identificar algunos rasgos que nos configuran y pueden enriquecer nuestro debate público.

En primer lugar, se vislumbran tres evoluciones de largo recorrido presentes ya en los estudios anteriores. Hay un acentuado proceso de individualización que muestra un distanciamiento progresivo de las instituciones sociales tradicionales y de los vínculos colectivos. Sigue aumentando la preferencia por la realización personal. Y se da prioridad al bienestar emocional (por encima de la razón) deslegitimando todo deber moral impuesto externamente por las instituciones.

Podemos destacar nueve rasgos tendenciales. 1. La familia continua siendo un valor central pero padece profundos cambios: se desinstitucionaliza, pluraliza sus formas, democratiza sus relaciones y sus roles, pierde su carácter indisoluble y debilita sus relaciones de solidaridad intergeneracional. Tenemos una "familia plástica". 2. Hemos internalizado de manera unánime la igualdad de género y de roles y la mujer sigue apropiándose terrenos sociales...
Leer más »

La primera década del siglo XXI nos ha conducido a una buena parte de los occidentales a una triste constatación: la tendencia más que probable que la presente y futura movilidad social ya no será ascendente, sino también descendiente. En otras palabras: estamos asumiendo que nuestros hijos tal vez vivirán peor que nosotros, que el descenso social está amenazando a unas clases medias desorientadas que no saben cómo afrontar su futuro. Hemos entrado en una época en la que no es seguro ni probable que los hijos tengan más oportunidades vitales, económicas y sociales que sus padres. Esta sensación de inseguridad y de deterioro del nivel de vida está provocando sentimientos contradictorios en los grupos sociales. En resumen, el no funcionamiento del ascensor social está generando un grave malestar generacional, porque las promesas y creencias en las que se criaron sus padres ya no están operativas. Siempre hemos utilizado la metáfora del ascensor social desde el supuesto de que sólo subía. Pero avanzamos hacia un mundo lleno de incertidumbres laborales, económicas y vitales. Entramos en una nueva era. Se acabó el mirar el futuro desde el supuesto de la confianza y la esperanza. Si quieren ocupar dicho espacio se lo tendrán que ganar a pulso, en un duro combate con la amenaza y el miedo a lo desconocido.

Pero, además, ahora cuatro nuevos libros nos ponen en aviso de un nuevo cambio, de un nuevo desajuste. El fallo de lo que podríamos llamar el ascensor cultural. Hablamos de Sin ánimo de lucro. ¿Por qué la democracia necesita las humanidades, (Martha C. Nussbaum,); Adéu a la Universitat (Jordi Llovet), La sociedad de la ignorancia (Gonçal Mayos y Antoni Brey), Per què llegir els clàssics, avui (Laura Borràs). La tesis, por decirlo de manera rotunda y provocativa sería esta: quizás también hemos entrado en una época en la que los hijos tendrán menos oportunidades...
Leer más »

Este es el título de un excelente estudio que acaban de publicar Marc Vilanova y Pax Dettoni en el marco del Instituto de Innovación Social. Como el texto está disponible, no tiene sentido que yo ahora pretenda hacer ningún tipo de resumen. Pero sí quiero enfatizar algunos de los aspectos que ponen de relieve, porque considero que son representativos una orientación que hay que conocer y reconocer y, sobre todo, porque es una orientación que contribuye a diferenciar y delimitar planteamientos empresariales y modelos de empresa.

Lo que me resulta más interesante es que se pone de manifiesto que para algunas empresas el vínculo sostenibilidad-innovación es un vínculo sustantivo, nuclear, estructurador. No se trata ya de aplicarlo al desarrollo de determinados productos y servicios, sino que se trata de la forma de gestionar la compañía como tal, del modelo de negocio. Se puede objetar (los mismos autores hacen esta consideración) que el hecho de haber estudiado a fondo sólo dos empresas (Danone e Interface) hace que los rasgos que han identificado requieran aún más investigación para poder ser confirmados. De acuerdo. Pero a mí me interesa exactamente lo contrario: poner de manifiesto que estos rasgos son posibles, que hay empresas que son exitosas -en el sentido convencional del término- precisamente sobre porque se estructuran sobre la base del vínculo entre sostenibilidad e innovación. Y los autores identifican en estas empresas 10 características comunes que lo hacen posible.

No las mencionaré, porque podrías tener la tentación de dar el libro por leído. Pero me parece que algunas de las cosas que plantean hoy deberían ser especialmente objeto de debate y/o reflexión. Resulta significativo, por ejemplo, que hayan escogido el término sostenibilidad, aunque de hecho funcione como sinónimo de RSE o ciudadanía. Y resulta significativo...
Leer más »

  | Copyright 2008 by Josep M. Lozano Web design by Magik@ment